L’AGENZIA DEI MATRIMONI (Il Lampione n° 14 del 1861)

– A Milano c’è – sarebbe tempo che la ci fosse anche a Firenze.
Coraggio!
Formiamo una Società anonima: mettiamo su un capitale.
L’Agenzia dei matrimoni – a questi lumi di luna – deve rendere il cento per cento.
E oltre il guadagno, c’è di più la gratitudine di tutte le ragazze! …

Se sapeste che cosa vuol dire la gratitudine di una ragazza – a cui trovate marito.
Auff! .. Me siento caliente.
¿Cómo es que se puede decir con la conciencia tranquila para vivir en el siglo de progreso sin esta institución benéfica que lleva el emblema de esas famosas palabras: Sed fecundos y multiplicaos! Durante mucho tiempo, se creó una empresa contra el maltrato animal, y había de ser una agencia, con el fin de casarse sin muchas molestias?
Adelante, adelante, Damas y caballeros, –
Fin'a para que Florencia tiene que incluso el móvil conjugali comercio interior, usted puede dirigirse a Milán en S. invitación a Carrobbio N. 11.
Para y el aumento, y no te metas.
E’ ellos un registro bien surtida, Escribe duplicar, con los nombres de’ mejores hombres jóvenes que asisten a la Hagy, la más bella Madame, y condesas de vules hurate, Con e senza dote, de todos los colores, de ébano negro al color vibrante de la rosa, de todos los espesores, de todos los tamaños.
Adelante! Cinco, cinco, cinco, este es el tiempo real.
¿Quién va a estar riendo? ... Pero incluso pensar en ello, todo el mundo estará de acuerdo en que esta agencia es la cosa más hermosa del mundo!
Y un invento que le mantenga a pesar de la locomotora y el telégrafo. Cuándo ir a nosotros Turín volevan tres días, y ahora se tarda cinco horas, por una carta en llegar a París se tomó un mes, y ahora nos comunicamos una historia en cinco minutos; un tiempo para casarse con nosotros años volevan, y ahora en pocas palabras el trato es agradable y combinado!
Amantes pobres de antaño!
Recuerdo que cuando hice el amor, la cantidad de trabajo duro antes de poder darle la mano a una niña!
Continúa al menos un mes en el camino en sus ojos empalagosas, luego se las partes de un vistazo, consumido otros quince a passeggiarlo debajo de las ventanas.
E gira, e gira, e gira, el riesgo de ser tomado por un ladrón o un espía y buscarsi alguna buena cantidad de golpes, finalmente llegó a mostrarle un billete, llegamos a corromper la camarera habitual que nunca falla. Otra quincena y entonces usted puede finalmente iniciar una conversación:
Adiós Sempronia.
Adiós Calisto.
Como está el clima?
Frío.
Che ore è?
Undici e mezzo.
Così tardi?
¡Ay! Il mio orologio va benissimo.
Ho un gelone che mi fa un prudore terribile.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*