La hermosa de cabellos dorados

La hermosa de cabellos dorados
Marie-Catherine d'Aulnoy (1698)
Traduzione di Carlo Collodi (1875)

Érase una vez la hija de un rey, el cual fue tan hermoso, que el mundo no se le dio la igualdad; ya causa de su gran belleza, que llamaron el hermoso cabello dorado, porque tenía el pelo más fino de oro, y rubia y con un estilo maravillosamente en cascada hasta el pie.

Siempre estaba cubierta por sus rizos, con la cabeza una corona de flores y todas las prendas tachonada de diamantes y perlas, tanto es así que era imposible verla y no permanecer enamorados.

En los alrededores había una joven Rey, quien no tenía esposa, y era muy rico y muy buena persona.

Al oír hablar de todas las cosas buenas que se han dicho de oro hermosa de cabellos, a pesar de que aún no había visto, Se enamoró tan fuerte, que no beber o comer más; hasta que un día, hizo el estado de ánimo resuelta, Se decidió enviar un embajador a pedir su mano en matrimonio.

Deliberadamente fabricar un magnífico carro a su embajador: Ella le dio más de un centenar de caballos y un centenar de servidores, y se encomendó con toda su fuerza porque conduciría a la princesa.

Tan pronto como el embajador se había despedido del Rey y se puso en el camino, la Corte no hablaba de otra cosa: y el Rey, que no dudaba el punto de que la princesa no quería estar de acuerdo con sus deseos, inmediatamente comenzó a prepararse para sus hermosas ropas y muebles de gran valor.

Mientras tanto, quienes estaban detrás de estas preparaciones, embajador, que había llegado a la Corte de oro hermosa de cabellos, Recitó su buen discurso; pero es que la princesa en ese día no estaba en un buen estado de ánimo, si el cumplido no lo hizo a él le gustaba, el hecho es que el embajador respondió ringiliraziare del Rey y decirle que no quería estar casado.

El ambasciarore apartado de la princesa dispiacentissimo es incapaz de Condur: Y recobró todos los regalos, quien estuvo presente desde el Rey: debido a que la princesa era muy honesto, y sabía que las chicas no son buenos para aceptar regalos de los hombres jóvenes.

¿Por qué no le gustaría cualquiera de diamantes u otras cosas; y sólo de no alterar el Rey, Aceptó un papel de pasadores de Inglaterra.

Cuando el embajador había regresado a la capital, donde su rey estaba esperando con tanta impaciencia, Todo el mundo se dolía ver que no había llevado consigo a la princesa, y el rey puso a llorar como un niño, ni había forma de confortar.

Él estaba allí, la Corte, un hombre joven y guapo como el sol, el más bonito de todos los habitantes del Reino. Debido precisamente de sus finos modales y su espíritu, llamaron “gentil”.

Todo el mundo lo quería, menos envidiosos, que fue consumido por la rabia porque el Rey le llenó de favores y lo puso aparte de toda su secreto.

Comely sucede que él se encontró en una multitud de personas, que habló del retorno del embajador y dijo que no era bueno para nada; luego dijo, no parece a la mente tanto, ni lo:

“Si el rey me había enviado el hermoso cabello dorado, Estoy seguro de que iba a venir conmigo”.

Sin poner tiempo entre esas dolencias risoffiarono sufrieron estas palabras al rey y le dijo,:

“sabes, semental, lo que dijo avvenente? dijo que si le había enviado de oro hermosa de cabellos, tenía la intención de llevarla con él. Cuánto tiempo puede verse el mal! y 'que pretende ser más bello que se, y él quiere dar a entender que la princesa estaría tanto en el amor con él, a seguirlo, como para todos”.

Este es el Rey que monta en cólera y se calienta a perder lumen del ojo: “Ah! ah!”, dice, “A continuación, este bonito mugherino puede desempeñar mi desgracia? Por lo tanto, se estima en más de me? Ola: arrojarlo al gran torre, y hay que morir de hambre”.

Los guardias del rey llegó a avvenente, que ni siquiera recuerda lo que había dicho: Lo arrastraron a la cárcel y le hicieron mil vejaciones.

Este pobre joven tenía solamente un poco "de uso de paja de la cama: y ciertamente moriría, sin una pequeña fuente, que fluía a los pies de la torre, en el que se produjo unos sorbos de agua para refrescarse un poco, porque el hambre se había secado la garganta.

Un día, Ya no pueden, dijo suspirando:

“Que nunca se queja Rey? De todos sus temas hay uno que no es, como yo, ser fiel. No tengo ningún recuerdo de haberlo ofendido jamás!”.

Il Re, per caso, pasando cerca de la torre, oyó los gemidos de él por lo que había seres, y se detuvo a permanecer en el oído: aunque los cortesanos, que estaban con él, y que tenían a la muerte con avvenente, dijeron que el rey: “¿Cuál es su idea, semental? no sabes que es una enfermedad?”. Y el rey respondió: “Déjame aquí: Quiero escuchar lo que dice”.

Y después de haber escuchado los gemidos de él, Ellos traen lágrimas a los ojos del s'empirono: Se abrió la puerta de la torre, y la llamó.

gentil, todo desolado, Se fue a arrojarse a las rodillas del Rey, y besaba sus pies. “Lo que he hecho, semental”, dijo, “para merecer tales tratamientos nefastas?”

“Tienes que yo y mi embajador jugar”, dijo el Rey, “has salido de la boca que dejó, si te envié desde Bella con cabellos de oro, Sería estimarse por tanto como te menarla.”

“Es cierto, Sire”, Said avvenente, “Le dije que lo haría tan bien sus virtudes y sus puntos fuertes, lo cual estoy seguro de que no habría sabido cómo resistir; y nada de esto me parece que hay algo que pueda ofender.”

El rey reconoció, trenzas hechas, que estaba equivocado: Él echó un vistazo a los, Se había puesto en desgracia su favorito, y lo llevó con él, No sin pesar amargura del gran dolor que le había dado.

Después de haberle invitado a una cena lujosa, Ella lo llamó a su gabinete y dijo: “gentil, Siempre me ha gustado el hermoso cabello dorado; su negativa no abollado mi esperanza, pero no sé qué camino me lleve para inducir a convertirse en mi novia. Realmente Quiero el divorcio, para ver si eras bueno para tratar con ellos”.

Comely respondió que estaba perfectamente dispuesto a obedecerle en todo lo, y que dejaría de inmediato, también mañana.

“¡Ay!”, dijo el rey, “Quiero dar un hermoso accompagnatura…”

“No parece necesario punto”, respondió, “como para mí, sólo yo y mi n'avanza de un hermoso caballo y unas cuantas letras que puede presentar su parte.”

El rey no podía soportar dall'abbracciarlo para el placer de verlo tan listo y rápido como.

Se despidió del rey y sus amigos en un lunes por la mañana, y comenzó a viajar para llevar a cabo su embajada para sí mismo, sin ostentación y sin ruido.

En el camino no hizo más que estudiar todas las formas de involucrar a la hermosa de cabellos de oro para convertirse en la novia del Rey. Llevaba en el bolsillo un pequeño tintero, y cuando él era un poco pequeño y agradable pensamiento para ser integrado en su discurso, bajó de su caballo y se puso debajo de un árbol de recordar pigliarne antes de morir de la memoria.

una mañana, que había comenzado al amanecer, pasando de una gran pradera, se le ocurrió la idea amable y gentil; e inmediatamente cayó de la silla de montar, Se fue a colocarse debajo de un desfile de sauces y álamos, plantados a lo largo de un pequeño arroyo que fluía hacia el borde del césped.

Cuando hubo terminado de escribir se volvió a mirar desde todos los lados, Estaba tan feliz de estar en un lugar tan encantador! Cuando de repente vio una hierba de color oro carpione, jadeando y estaba cansada, perché, para la garganta chiappare de mosquitos, Se había hecho un salto de longitud tal, y por lo tanto fuera del agua, que había ido a caer de nuevo en la hierba, donde estaba a punto de morir.

Comely tuvo compasión, y aunque era día sin carne y podría hacer que se sienta cómodo durante su cena, Lo tomó y las remesas prim en la corriente del río.

Una vez que nuestro carpione sintió el agua fría, dall'allegrezza comenzó a mover la cola y se dirigió directamente a la parte inferior: pero entonces, regresó a la orilla del agua, dicho, llegando a la orilla todo vispo:

“gentil, Les agradezco el servicio que me han prestado; sin que me iba a morir y me he salvado. No soy desagradecida y voy a compensarlo!”.

Después de este cumplido desapareció bajo el agua: Hermosa y me quedé sorprendido enormemente el espíritu y las buenas costumbres de carpione.

otro día, y continuó su viaje, se encontró con una pequeña Corvo en el mal: este pobre pájaro fue perseguido por un inconmensurable Águila, gran devorador de Ravens; y él estaba a punto de ser asido, y el Águila hubiera tragado como un grano de cáñamo, Comely si él no se había movido a la piedad del pobre animal.

“Aquí”, Dijo, “como de costumbre opriman más fuertes a los débiles. ¿Qué razón hicieron Águila comiendo Cuervo?”

Tomó el arco que llevaba siempre con él, y una flecha, Señaló sus objetivos contra Aquila y choque! Se lanzó la flecha en el cuerpo y se lo pasó de lado a lado.

L'Aquila cayó muerto, y el cuervo, tutt'allegro, andandosi para posar en la parte superior de una rama:

“gentil”, Dijo, “que ha sido muy generoso en acudir en ayuda de mí, Soy un pájaro pobres: pero no se ha encontrado una ingrata; Sabré si es necesario compensarlo!”.

Comely admiraba el buen corazón del cuervo, y él siguió su camino. una mañana, Ese día estaba rompiendo, y no podía ver dónde incluso poner sus pies, en el cruce de un gran bosque, oyó un búho gritando como un loco.

“cama! “, dijo, “aquí es un búho que debe haber ocurrido algún mal grave.”

Vea aquí, mira más allá, finalmente se le hizo ver algunas redes, que se había celebrado por la noche para atrapar a los pájaros.

“lo que la miseria!”, dijo, “Se ve simplemente que los hombres se hacen para atormentar a uno con otro, y no dejar así tener tantos pobres animales, que les han hecho ningún daño y sin pesar.”

Él sacó su cuchillo y cortó las cuerdas de las redes. La lechuza tomó vuelo, pero ahora a un tiro de piedra ricalando:

“gentil”, dijo, “No necesito decirle a perderse con palabras la gratitud que siento por ti. El hecho habla por sí mismo. Los cazadores estaban allí para conseguir: sin su ayuda, me llevaron y mataron. Pero tengo un corazón agradecido, y voy a compensarlo”.

Aquí están las tres aventuras más increíbles que suceden a la buena avvenente durante su viaje.

Tenía tanta pasión pronto arrivar, que, acaba de llegar, de inmediato se dirigió al palacio de oro hermosa de cabellos.

El edificio estaba lleno de maravillas. Los diamantes ascendieron como piedras: magníficas ropas, cubiertos, papel picado, pasteles y toda la gracia de Dios: de manera que avvenente pensó dentro de sí mismo que si la princesa había decidido dejar todos esos esplendores a venir y quedarse con el Rey su amo, Tenía que decir en realidad que una gran fortuna había caído.

Se pone un vestido de brocado y plumas blancas y de color carne: se peinó, s'incipriò, Se lavó la cara: Se deslizó en torno a un pañuelo de cuello rica, todo bordado, con una pequeña cesta y que contiene una hermosa canina, que había comprado, al pasar de Bolonia.

Comely era tan buena persona y tan bonito, y todo lo que hizo, lo hizo con tanta gracia, que cuando se presentó en la puerta del edificio, todos los guardias arrastraron un arco de baja, y corrió a anunciar el hermoso cabello dorado, que avvenente, el embajador del Rey a su vecino, Le pidió a la gracia verla.

Inmediatamente entenderse que el nombre de Cornely, princesa dijo: “Este nombre me un buen augurio: Apuesto a que debe ser una joven bonita y placer”.

“¿En serio, Señora!”, dicho todas las damas de honor. “Hemos visto que desde el último piso, donde tuvo que poner en orden su ropa interior: y todo el tiempo que ha retenido en virtud de nuestra ventanas, no hemos sido más bien no hacer nada.”

“Hay una Cuán honrado”, Bella dijo que el cabello dorado, “para pasar el tiempo mirando a los hombres jóvenes. mente, vía! Haré de inmediato mi vestido de gala, satén azul, en el bordado; Voy a sparpaglino con gracia mi pelo rubio: Se hará una guirnalda de flores frescas, usted salga de mis zapatos de tacón detectado y mi fan; Se barre mi habitación y se abalanza sobre mi trono; porque quiero que la gente diga de todo el mundo que estoy realmente hermoso cabello dorado.”

Aquí están todas las mujeres de gran moto para abbigliarla como una reina: y ambos están ocupados, que s'urtano entre sí y no concluir nada bueno.

Por último, la princesa pasó en la sala de la rimirarsi grandes espejos y ver si la ropa le faltaba algo; Luego ascendió al trono, todo de oro, marfil y ébano, el envío de un delicioso olor, y ordenó a las mujeres para que los instrumentos y cantar, pero con una cierta discreción, No arrancar el cerebro de las personas.

Cuando Cornely fue llevado a la sala de audiencias, Permaneció así que fuera de sí de maravilla, que después se dijo muchas veces que casi no podía abrir la boca para hablar. Sin embargo, se armó de valor: dijo que su discurso cómo no podría decirlo mejor, y rogó a la princesa no darle el dolor que ella debe tornar distancia sin ella.

“suave avvenente”, diseña la Principessa, “las razones que me diste son excelentes y yo estaría feliz de hacer un favor a usted, más que a cualquier otra persona, Pero hay que saber que hace un mes fui a dar un paseo con mis damas de compañía a lo largo del río, y desde que se servía el desayuno, por lo que en mi guante lágrima, Fui por el dedo anular y cayó en desgracia. Este anillo me es más querida del reino. Lo dejo a usted imaginar la decepción que sentía! Y ahora jurando no escuchar ningún negociaciones de matrimonio, si el embajador que vendrá a tomar el novio no informa a mí antes de mi anillo. Es hasta usted para decidir sobre lo que quiere hacer; porque si duraste me dicen unos quince días y quince noches en una fila, Nunca conseguiría cambiar mi sentimiento.”

Comely estaba medio aturdido a esta respuesta: Él le hizo una profunda reverencia, y le rogó que se desee recibir el canino, la canasta y la bufanda; pero ella dijo que no iba a aceptar cualquier regalo, y que pensaba que las cosas que había dicho.

Cuando regresó a casa, se fue a la cama sin tener siquiera un bocado de la cena: y canina, Llamó a Fawn, incluso él no comió y se fue a cucciarsi al lado del maestro.

Durante toda la noche, Como era de largo, Comely no hacía más que suspirar. “¿Dónde puedo llevar a cabo un anillo de pescado, que, Hace un mes, cayó en el río?”, dijo. “Sería una locura para tratar en un solo! Está claro que la princesa le dijo a propósito de ponerme en la imposibilidad de poder obedecer.”

Y volvió a suspirar y renunciar a todos los deseos. Caprioletto, sintió la, Dijo: “Estimado señor, hazme un favor: sin embargo, no la desesperación de su buena suerte. Usted es un joven muy lindo, para no tener que tener suerte. Sólo asegúrese de día, vamos a tener derecho por el río”.

Avvenente dio pegar dos saltos mano y no respondió sílaba: hasta que cansado y agotado de la pasión, Se quedó dormido.

Caprioletto, cuando vio la primera luz del amanecer, Ambos comenzaron a gatear, que lo despertó y le dijo: “mente, maestro, disfrazarse: y salir!”.

nada mejor comely deseada. Si alza, y las noticias, en el jardín y el jardín que camina un paso por detrás de la otra en dirección al río, donde comienza a caminar con el sombrero sobre los ojos y los brazos cruzados, pensando en el mal momento de tener que empezar, cuando de repente repente oye una voz que le llamaba: “gentil! gentil!”.

Se vuelve a ver desde todos los lados y no un alma a la vista. Credé había soñado. Se remite a pasear, y otra vez la voz de costumbre de llamar: “gentil! gentil!”.

“¿Quién me llama?”, diss'egli.

Caprioletto, que era muy poco, y para poder mirar hacia el agua en pequeña distancia, Ella le respondió:: “Dame un mentiroso si no es un carpione, color dell’oro, el uno por allí”.

decirlo que hacerlo, un gran Carpio llegó hasta el borde del agua y dijo::

“Has salvado mi vida en los prados Alzieri, donde yo sin ti no habría muerto, y yo te prometí un reemplazo. tomar, querida avvenente, el anillo de aquí hermosa de cabellos dorados”.

Se inclinó y sacó el anillo de la garganta del Carpio y le dio las gracias mil veces.

En lugar de volver a casa, Se dirigió directamente al palacio, en compañía del cervatillo, Yo estaba feliz como una lombriz de asesorar a su amo a venir en la orilla del río.

Se dijo que la princesa avvenente quería verla.

“¡ay! pobre joven!”, diss'ella, “y 'se trata de mí para tomar una licencia. Se comprenderá que lo que yo quiero de él es imposible, y comenzará a ir a decirle a su amo.”

gentil, acaba de presentar, Les mostró el anillo diciendo: “Aquí, o princesa, Su orden fue obedecida: Ahora usted sería tan complaciente a llevar a su esposa a mi amo agosto?”.

Cuando vio su anillo, sano y salvo como si no hubiera sido tocado, se sorprendió: pero tan sorprendido, quien pensó que estaba soñando.

“realmente”, dijo, “bastante avvenente! Usted ve que tiene sólo un hada en su otro modo no se hacen estas señales.”

“Señora”, respondió, “No sé sobre hadas: pero sé que tengo un gran deseo de satisfacer todos sus deseos.”

“Debido a que tiene esta buena voluntad”, continuó “hacerme otro gran sirven, sin la cual no hay ninguna posibilidad de que me atrevo a llevar a su marido. Hay un príncipe, no lejos de aquí, Said Galifrone, que ha tomado la decisión de casarse conmigo. Me presentó a su intención de miedo con amenazas, diciendo que si no quiero, lo hará estragos y desolación es mi Unidos. Ma ditemi olla de la ONU 'Voi, si pudiera escuchar a él. Imagínese, es un gigante más grande de una gran torre; y que es capaz de comer a un hombre como un mono podría comer una castaña. Cuando se está a la campaña, Se pone en el bolsillo de pequeños cañones, que luego sirve como si fueran armas: y cuando habla en voz alta, Se llega a ser sordos a todas las personas que están cerca. Lo envié a decir que no tenía deseos de casarse y me disculpo: pero no dejó de atormentarme: matando a mis materias, y antes de que todas las cosas tienen para usted a discutir con él, y tráeme su cabeza.”

Comely fue sorprendido por este discurso: Se quedó un poco "perdido en sus pensamientos; luego dijo: “Bueno, o signora! Voy a luchar con Galifrone. Creo que voy a tocar! De todos modos, Voy a morir con valor”.

Princesa permaneció meravigliatissima: y ella le dijo a una montaña de cosas, para ver la inversa que por esta empresa. Pero no fue suficiente para nada. El vino fuera de él, comenzando inmediatamente en busca de armas y todo lo necesario.

Cuando él tenía lo que quería, Cervatillo normalmente escondido en pequeña cesta, Montó en su buen caballo y se fue a la tierra de Galifrone. Para aquellos que cumplieron porque, pidió a todos a saber de él: y todos dijeron que era un verdadero diablo, y que el único temor era tener que llevar. Caprioletto, para animarle, Ella le dijo: “Estimado señor, en el mismo momento que va a batir, Voy a ir a morder las piernas: se inclinará para mantenerme fuera de sus pies, y mientras tanto te matas con el”.

Comely admiraba el espíritu de su canino: pero sabía que su ayuda no hubiera sido por la necesidad.

Finalmente se llegó a las inmediaciones del castillo Galifrone: todos los caminos se plantaron con los huesos y los cadáveres de los hombres, que había comido o hecho en pedazos. Tampoco se vio obligado a esperar un largo tiempo, porque vio que él aparece detrás del bosque. Su cabeza superó los árboles más altos, y con una voz aterradora sang:

 

Que me trae a los niños más lindos
De ellos crujir bajo el diente?
Necesito muchos, entonces muchos.
Lo que en el mundo no hay más que suficiente.

E inmediatamente avvenente, en la réplica, Se le hace cantar:

 

Datos de avance, no avvenente
Eso va a romper los dientes;
Hay una figura gigante,
Pero usted no tiene miedo.

El no volvió rimas precisas: Pero debemos reflexionar que el verso improvisado a toda prisa y la furia, y es un milagro que no la hacía aún más feo, por temor a que él había entrado en el cuerpo. Cuando oyó esta respuesta Galifrone, se volvió hacia uno y otro, Hermosa y vio la espada en la mano del punzón, quien le dijo que tres o cuatro palabras malas, para hacer que vaya en una rabia más que nunca. Ni más faltaba!

Tomó una furia terrible tales, que, agarró una maza de hierro toda, Que iba a matar de un solo golpe la delicada avvenente, sin que el caso de un cuervo que vino a posarglisi en la cabeza y le dio un beso en el ojo para ajustarse, a lo sacaron de su red.

La sangre goteaba por su cara: y enfurecido a ser aterrador, Vence a golpes a derecha e inversión. Mientras tanto avvenente, tiempo de esquivar, el que está tirando de la espada, ficcandogliela en el cuerpo hasta la empuñadura: y tal era la sangre, que el gigante estaba goteando de sus muchas heridas, que finalmente se desplomó en el suelo.

Comely cortó la cabeza a la vez, todos contentos de haber tenido esta gran fortuna; y el cuervo que había sido colocado en la rama de un árbol, Dijo:

“No he olvidado el servicio que usted me hizo, matar al águila que se veía en mí. Prometimos pagaré, y creo que he pagado mi deuda”.

“Es lo que le deben todo, El Sr. Cuervo”, Él respondió avvenente, “y que anuncie tu buen sirviente.”

Luego se montó en su caballo a la vez, con la carga de la cabeza aterradora Galifrone.

Cuando llegó a la ciudad, todos los que seguían tras él gritando: “Aquí está la buena avvenente, que vuelve de haber muerto el gigante Galifrone” y la princesa, oyó un ruido y temblando de miedo que lo iban a dar la noticia de la muerte de Cornely, No tenía aliento para preguntar qué había sucedido. Pero en ese momento ella vio entrar avvenente, con la cabeza del gigante, que todavía poner el terror, a pesar de que ya no podía hacer ningún daño.

“Señora”, dijo, “tu enemigo está muerto. Espero que ahora no voy a decir nada más al Rey, Mi maestro de agosto.”

“Ah! indudable”, Bella dijo que el cabello dorado, “que siempre voy a decir no, Si antes de salir de no encontrar una manera de traer el agua en la cueva oscura. Tenemos aquí, poco distante, una cueva profunda que se extiende más de a cien kilómetros. Hay dos dragones de entrada que impiden la entrada. llamas tiro de la boca y los ojos. Pero cuando estamos dentro de la cueva, Hay un gran agujero en el que tienes que bajar, y está lleno de sapos, de Biacchi, de lagartos y otras serpientes. En el fondo de este agujero hay un pequeño nicho, de la que brota la fuente de la belleza y la salud: Quiero que todos que los costos de agua. Todo lo que se lave con agua que se convierte en una maravilla: si estamos hermosa, uno es siempre bella: Si fea, usted se convierte en bella: somos jóvenes, uno sigue siendo joven: si el viejo, si ringiovanisce. Vedete bene, querida avvenente, che io non posso lasciare il mio Regno, senza portar meco un poco di quell’acqua lì.

“Señora”, respondió; “voi siete tanto bella, che quest’acqua per voi mi pare affatto inutile: ma io sono un ambasciatore disgraziato, di cui volete la morte. Io vado a cercarvi ciò che voi desiderate, colla certezza nel cuore di non tornare più indietro.

La Bella dai capelli d’oro non cambiò per questo di proposito: e il povero Avvenente partì col suo canino Caprioletto per andare alla grotta tenebrosa, a cercarvi l’acqua della bellezza.

Tutti quelli che lo incontravano lungo la strada, dicevano: “Qué pena ver a un joven más o menos viento tan descuidadamente en la boca de la muerte: él va a la cueva por el propio: pero incluso si fueran cien, Ellos no llegar a ninguna parte. Debido s'incaponisce princesa querer lo imposible?”. Siguió caminando, y no decir una palabra: pero fue triste, muy triste.

Llegó a la cima de la montaña, Sábado por la respiración ripigliar, y permitió que el caballo a pastar y cervatillo corriendo detrás de las moscas. El sabía que la cueva oscura no fue mucho más allá, y parecía que si por casualidad había sido capaz de descubrir; cuando de repente vio una enorme roca, negro como la tinta, de donde salió un humo denso, e di lì a poco uno dei draghi che buttava fuoco dagli occhi e dalla gola. Il drago aveva il corpo verde e giallo, dei grossi unghioni e una coda lunghissima, che s’attorcigliava in più di cento giri. Caprioletto vide anch’egli ogni cosa, e non sapeva dove nascondersi: la povera bestia era mezza morta dalla paura.

gentil, fatto oramai animo di morire, cavò fuori la sua spada e s’avviò colla sua boccetta, che la Bella dai capelli d’oro gli aveva dato, per riempirla coll’acqua della bellezza. Egli disse al suo canino Caprioletto:

Per me è finita! io non potrò mai arrivare a prendere di quest’acqua, che è custodita dai draghi; quando sarò morto, riempi la boccetta col mio sangue e portala alla Principessa, porque ella podía ver cuánto cuesta, me servirás: y después de ir a buscar al Rey mi señor, y decirle a mi desgracia”.

Como ella dijo, oyó una voz que le llamaba: “gentil! gentil!”.

El dijo:: “¿Quién me llama?”, y vio un búho en el hueco de un árbol viejo, quien le dijo: “Me has librado de las redes de 'cazadores, donde estaba I tomado: y fue para salvar vidas. Prometí hacer que la recompensa, y ha llegado el momento. Dame tu botella: Conozco todas las idas y venidas de la cueva oscura: Voy a ir a recoger el agua de la belleza”.

Imagínese si esto le complacía! Lo dejo a usted para pensar. Apuesto le dio su botella e inmediatamente entraron en la cueva del búho, ya que entrase en su casa. Y en menos de un cuarto de hora regresó y trajo el frasco lleno y cerrado.

Para avvenente pensó que había tocado el cielo con un dedo: agradeció a la lechuza de mi corazón y, esquí de montaña, tutt'allegro tomó el camino que conducía a la ciudad.

Se dirigió directamente al palacio y presentó la botella a Bella con cabellos de oro, que ya no tenían nada que decir.

Dio las gracias a avvenente, y dio la orden de que se creó todo para la salida. Luego se puso en el camino con él: y en el camino, terminó convenció de que el joven era muy agradable; y, a veces, decía: “Si querías, Me he hecho rey y no tendríamos partes siempre de mi Unidos”. Pero él respondió: “Sacrificaría todos los tronos de la tierra, piuttosto che dare un dispiacere così forte al mio Re: sebbene voi siate più bella del sole”.

Finalmente giunsero alla Capitale, y el Rey, sapendo che la Bella dai capelli d’oro stava per arrivare, andò a incontrarla e le presentò i più bei regali del mondo.

Furono fatte le nozze, e con tanta gala e magnificenza, che si durò a discorrerne per un pezzo; ma la Bella dai capelli d’oro, che in fondo al cuore era innamorata di Avvenente, non poteva stare senza vederlo e l’aveva sempre sulla bocca.

Ella diceva al Re: “Se non era Avvenente, io non sarei dicerto venuta qui: egli ha fatto per me delle cose, da non potersi credere; e voi dovete essergli grato”.

Gl’invidiosi che sentivano questi discorsi della Regina andavano dopo bisbigliando al Re: “Voi non siete geloso; eppure avreste motivo di esserlo. La Regina è così innamorata di Avvenente, che non mangia né beve più; essa non fa altro che parlar di lui e della grande riconoscenza che voi dovete avergli: come se chiunque altro aveste mandato, nel posto suo, non avesse saputo fare altrettanto”.

E il Re disse: “realmente, che me ne sono accorto anch’io. Che sia preso subito e imprigionato nella torre, coi ferri ai piedi e alle mani”.

Avvenente fu preso e, in ricompensa di aver così bene servito il Re, fu chiuso nella torre coi ferri ai piedi e alle mani. La sola persona che egli vedesse, era il guardiano della carcere; il quale gli gettava da una buca un pezzo di pan nero e un po’ d’acqua in una ciotola di terra. Ma il suo piccolo Caprioletto non lo abbandonava mai, y llegó a animarle y para traer todos los nuevos que atraviesa la ciudad.

Cuando la hermosa de cabellos de oro llegó a risapere la desgracia avvenente, Se fue a arrojarse a los pies del Rey, y lágrimas en los ojos le rogaron que lo despertará de la prisión. Pero se recomienda, y la s'intristiva Rey, pensando para sí mismo: “Es una señal de que está enamorado” y para que no pretende ni la razón ni oraciones.

Rey terminó tomar la iniciativa no es suficiente atractivo a los ojos de la Reina: y él tuvo la idea de lavar la cara con el agua de la belleza, para ver si de esta manera se las arregló para ser amado un poco más. Esta agua estaba en llamas en la cámara de la Reina, que la mantenía allí, por tener siempre un ojo; pero una de sus criadas, querer matar a una araña con un cepillado, Por qué cayó desgraciadamente matraz, que rompió, y el agua se fue por toda la Tierra. La camarera Ripuli todo en un apuro, y no saber cómo rimediarla, recordó que había visto en somigliantissima gabinete del rey y otra botella llena de agua clara, como tal, ya que el agua de la belleza. No parecía que su hecho, Él tomó sin estrella para decir nada y lo puso en la chimenea de la Reina.

El agua que estaba en el gabinete del rey se utilizó para matar a los príncipes y grandes señores, cuando se habían hecho algunos de los grandes. En lugar de cortarles la cabeza y colgarlos, Se bañó la cara con esta agua: y así se quedaron dormidos y no se despertaron más. Una sera, por lo tanto,, El rey tomó la botella y se frotó a fondo con la cara. Después de que él se durmió y murió.

El pequeño cervatillo, que fue uno de los primeros en escuchar el caso, inmediatamente fue a decirle que avvenente, quien le dijo que fuera corriendo de oro hermosa de pelo y pedirle a querer recordar el pobre prisionero.

Cervatillo se deslizó de entre las piernas de la multitud, porque el Tribunal había una gran yendo y viniendo y un gran rumor de la muerte del rey, y dijo a la Reina: “Señora, que no se olvide a los pobres avvenente”.

Se recordó de inmediato de todos los sufrimientos que había soportado por ella, y su gran fiabilidad.

Se fue sin decir nada a nadie, y se fue directamente a la torre, donde rompió las cadenas de la misma por las manos y los pies de Cornely: y poner una corona sobre su cabeza y un manto real sobre sus hombros, dicho: “venir, querida avvenente, Me haré Reyes, y te llevo para mi marido”.

Se arrojó a sus pies y dio las gracias: y todo el mundo llama a sí mismos afortunados de tenerlo para el rey. La boda se realizó con gran magnificencia, y hermosa de cabellos dorados vivieron muchos años con su bell'Avvenente, ambos felizmente, poterselo no incluido.

 

Usted quiere que avvenente dejar a sus hijos un libro de recuerdos: un libro curioso, porque tenía todas las páginas blancas, menos la última, en la que había escrito en su propia mano las siguientes palabras:

Se per caso qualche povero diavolo ricorre a te per essere aiutato, tu aiutalo: né badare com’è vestito, né se abbia viso di persona da poterti rendere, un giorno o l’altro, il piacere che gli fai.

Buenas obras y generosa que nunca negociar: ni los necesita con la intención de ripigliarci por encima de la fruta y el desgaste.

De todos modos, Siempre tenga en cuenta el hecho de que un beneficio nunca se pierde”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*