Puss in Boots (Le Chat Botté)

Puss in Boots
Charles Perrault (1697)
Traduzione di Carlo Collodi (1875)

Un Mugnaio, llegó a la muerte, dejado otra propiedad a sus tres hijos que tuvieron, si no su molino, su culo y su gato.

Así que las divisiones se hicieron pronto: ni hubo necesidad de que el abogado y el notario; que, Com'è naturale, se come en un bocado tutt'intera la pequeña herencia.

El mayor tenía el molino.

El segundo, l'asino.

Y el menor de los hermanos fue el único gato.

Este último no pudo encontrar la paz, para ser su tocado una parte tan pequeña.

“Mis hermanos”, Qué dijo, “honestamente puedo tirar hacia adelante, Agitando la vida en común: ma de mí, cuando comí mi gato, fattomi y una manga de su piel, Tengo que resignarse a morir de hambre.”

El gato, consideró que estos discursos, y no fingía destinados a muelles, , dijo con una cara seria y tranquila:

“No os entreguéis a la desesperación, padron mio! Usted no tiene que hacer nada más que encontrarme un montón y me da un par de botas para ir al bosque; y después de que verás en la parte que se toca, que no ha sido tratado tan mal como tal vez usted cree”.

Aunque el dueño del gato no son estas palabras podrían llegar por dinero en efectivo, en todos los sentidos que ella le había visto hacer tantos juegos de habilidad en los ratones de captura, o conseguir con colgante, unido a los pies, o haciendo los muertos, escondida en la harina, coll'aver que acabó con cualquier esperanza de encontrarlo un poco’ ayudar en su miseria.

Tan pronto como el gato tuvo lo que quería, valientemente deslizado en sus botas, y poner la bolsa en el cuello, tomó las cuerdas en las patas delanteras y se fue en una conejera, donde había un montón de conejos.

Situado dentro de la bolsa un poco’ salvado y sow-cardo: y que se ha quedado en el suelo como si estuviera muerto, Esperó algunos gazapos, incluso un principiante en el mundo de chiapperelli, El vino a meter en la bolsa por el cuello a comer las cosas que había en ella.

Tan pronto como él estaba mintiendo, de inmediato que tenía la gracia. Aquí un conejo, joven en años y el juicio, que entró en su bolsa,: y el gato valiente, inmediatamente tirando de la cuerda, Ella lo tomó y lo mató sin piedad ni misericordia.

Toda ilustre presa hecho se presentó al rey, y pidió hablar.

Lo crió en los barrios del Rey, entró donde se hizo una gran reverencia al Rey, y dijo::

“Aquí, Sire, una conejera que el señor marqués de Carabás”, fue el nombre que le gustaba dar a su amo, “me ha pedido que introducir su parte”.

“De’ su maestro” dijo el Rey “Le doy las gracias y que me hizo un verdadero regalo.”

En otra ocasión, se ocultó entre el trigo, manteniendo siempre su saco abierto; y tan pronto como habíamos entrado en un par de perdices, tiró de la cuerda y agarró tanto.

Luego corrió a presentar al Rey, como había hecho durante el conejo Warren. El rey también tuvo en cuenta los dos perdices mucho y lo hizo a la punta.

El gato continuó de esta manera durante dos o tres meses para llevar de vez en cuando con el juego de reyes de la caza de su amo.

Un día, él es haber aprendido que el rey tuvo que ir a dar un paseo por la orilla del río con su hija, la princesa más bella en el mundo, Él dijo a su amo:

“Si se presta atención a mi consejo, su fortuna se hace: usted tiene que ir a bañarse en el río, y precisamente en el lugar que voy a contar: En cuanto al resto, dejarlo para mí”.

El Marqués de Carabás hizo todo lo que le aconsejó a su gato, sin saber cuál sería el beneficio.

Mientras se bañaba, el rey pasaba; y el gato se puso a gritar con lo que tenía en la garganta:

“ayudar, ayudar! ahoga el Marqués de Carabás”.

En estos gritos, El rey puso su cabeza por la puerta del coche y, reconocido el gato, que tan a menudo se lo llevó juego, los guardias les ordenaron correr inmediatamente para la ayuda del Marqués de Carabás.

Mientras tanto, tirando, fuera del agua, el pobre marqués, el gato se acerca el entrenador le dijo al Rey que mientras su amo se estaba bañando, los ladrones habían venido a quitar la ropa, a pesar de que había gritado al ladrón con toda la fuerza de los pulmones. El trincato astuto había escondido la ropa en una roca.

El rey inmediatamente dio órdenes a los oficiales de su armario a buscar a uno de los vestuarios más lujosos para el Marqués de Carabás.

El rey utiliza mil caricias, y ya que el vestido que le había llevado en ese momento se destacan las ventajas de su persona (porque era agradable y muy bien hecho), Princesa lo encontró simpático y su genio: y tomó solamente algunos destellos del Marqués de Carabás, muy respetuoso, pero suficiente para mantener, porque va a permanecer en el amor de aplastamiento.

Él quería que el Rey a subir en su carro, e hizo el paseo con ellos.

El gato, encantados de ver que su plan empezaba a color puede tomar, caminado hacia adelante; y habiendo cumplido con los agricultores, que serrada, disse loro:

“Buenas personas que serró el heno, si usted no le dice al Rey que la hierba cortada por usted pertenece al Marqués de Carabás, todos ustedes CORTABLES para fines tales como carne para hacer albóndigas”.

De hecho, el rey pidió a los aserradores que era el césped aserrado.

“Es el Marqués de Carabás”, todos dijeron al unísono que la amenaza del gato los había asustado.

“Usted tiene una hermosa posesiones”, dijo el rey al Marqués de Carabás.

“Lo ves desde que, Sire”, Él respondió el Marqués.

“Esta es una pradera, que no hay año en que no me da una cosecha abundante.”

El buen gato, Siempre que él hizo de la banda de rodamiento, Se reunió con los segadores, y les dijo::

“Buenas personas que serró el grano, Si no va a decir que todo este maíz pertenece al Marqués de Carabás, va a ser aplastado para fines tales como carne para hacer albóndigas”.

Il Re, que pasó unos minutos más tarde, quería saber que era dueño de todo el grano que vio.

“Y el Marqués de Carabás”, Ellos respondieron los segadores.

Y el rey estaba contento con el Marqués.

El gato, que siempre trotando hacia adelante del carro, siempre decía las mismas cosas a todos los que encontraba en el camino; y el rey se mantuvo sorprenderá de las grandes posesiones del Marqués de Carabás.

Por fin, el gato llegó a un hermoso castillo, de la que fue maestro de un ogro, el más rico que jamás se había visto; porque toda la tierra, que el Rey había cruzado, Dependían de este castillo.

El gato hizo lo posible para saber quién era este hombre, y lo que podía hacer: y pidió hablar con él, Él está diciendo que habría parecido impropio pasar tan cerca de su castillo sin rinden homenaje y reverencia.

El ogro lo recibió con toda la cortesía que puede tener un ogro; y él le ofreció a descansar.

Mi hanno assicurato”, disse il gatto, “che voi avete la virtù di potervi cambiare in ogni specie d’animali; e che vi potete, por una cosa, transformarse en un león y el elefante.”

“Verissimo!”, dijo el ogro groseramente, “y te dan ninguna prueba, verás me convierto en un león.”

El gato se asustó tanto al ver ante mis ojos un león, que subió rápidamente hasta los canalones, pero no sin dificultad y el peligro, a causa de sus botas, que no eran buenos para nada que caminar sobre las canaletas’ techos.

Pronto, Cuando el gato vio que el ogro había recuperado su forma de la primera, calò a basso e confessò di avere avuto una gran paura.

Mi hanno per di più assicurato”, disse il gatto, “ma questa mi par troppo grossa e non la posso bere, che voi avete anche la virtù di prendere la forma dei più piccoli animali; ¿Qué quiere decir, di cambiarvi, por ejemplo, in un topo o in una talpa: ma anche queste son cose, lasciate che ve lo ripeta, che mi paiono sogni dell’altro mondo!”

Sogni?”, disse l’orco. “Ora vi farò veder io!…”

Y así diciendo, si cangiò in sorcio, e si messe a correre per la stanza.

Ma il gatto, lesto come un baleno, la precipitaron sobre él y lo comió.

Mientras tanto, el rey, pasar de la parte, vio el hermoso castillo del ogro, Voll entrarvi.

El gato, oyó el ruido del carro pasó sobre el puente levadizo del castillo, corrió hacia el rey y le dijo::

“Su Majestad es bienvenido a este castillo del señor marqués de Carabás”.

“Ven! Sr. Marchese!”, exclamó el Rey. “Incluso esta es tu castillo? No hay nada más hermoso que este palacio y fábricas que rodean; visitiamolo dentro, se non vi scomoda.

Il Marchese dette la mano alla Principessa; e seguendo il Re, che era salito il primo, entrarono in una gran sala, donde encontraron una magnífica merienda Laden, el ogro había hecho para preparar algunos de sus amigos que habían venido a verlo, pero no se habían atrevido a entrar en el castillo, porque sabían que eran el rey.

Il Re, contento de que él no podía decir, las bellas cualidades del Marqués de Carabás, Al igual que su hija, eso no fue un loco, y viendo que tenía grandes posesiones, Después de haber vaciado cuatro o cinco vasos, Dijo:

“marqués! Si quieres ser mi hijo-en, No es que usted”.

el marqués, con mucha reverencia, mirado con buenos ojos el alto honor que se le hace por el Rey, y al día siguiente se casó con la princesa.

El gato se convirtió en un gran señor, y si continuaba cazar ratones, él sólo como un hobby.

 

Disfrutar de un rico legado en paz, pasado de padres a hijos, Siempre es una buena cosa: pero para los jóvenes, industria, la habilidad y el ingenio svegliatezza valen más que cualquier otra fortuna heredada.

Desde este lado, la historia del gato Marqués de Carabás es muy informativo, especialmente para gatos y para el Marqués de Carabás.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*