Riquet el del Copete

Riquet el del Copete (ascolta o scarica l’audiolibro in mp3)
Charles Perrault (1697)
Traduzione di Carlo Collodi (1875)

Había una vez una reina, que dio a luz un hijo tan feo y tan malo Basted, que puedan generar dudas por un tiempo si semejanza de la bestia, o el de Cristiano. Una piel, que se encontraba presente en el nacimiento, dijo con seguridad habría tenido espíritu: y añadido más, que a favor de un don particular, él por su, Podía transfundir iguales dosis de ingenio e inteligencia en esa persona, cualquier persona que tenía, que había amado sobre todas las demás.

Esta cosa un poco de consuelo a los pobres de la reina, que no podía encontrar la paz de haber dado a luz a un palo de golf desagradable como la!

El hecho de que él es, que tan pronto como el niño comenzó a pronunciar una palabra, dijo un montón de cosas ajustado: y en todo lo que hacía, mostró un saber que tan elegante, A él le gustaba y cedió a todo genio. Se olvidó de decir que había nacido con un pelo en la cabeza Ciuffettino: y por lo que llamaron Riquet el del Copete: Enrichetto porque era su nombre de pila.

Al final de siete u ocho años, Reina de un estado vecino dio a luz a dos niñas.

la primera, que entró en el mundo, Era la más bella del Sol; y la reina se sintió tan lleno de gran, siendo motivo de preocupación por su salud.

La misma hada, que había sido testigo del nacimiento de Riquet el del Copete, se encontró también a ese otro: y moderar la alegría de la Reina, Él declaró que la pequeña princesa no habría tenido ni siquiera la sombra del espíritu, eso sería tan estúpido, que guapa.

La reina era muy malo esta cosa: Pero unos momentos después tuvo otra decepción aún mayor, ver que la segunda hija, quien dio a luz, Era tan malo como para dar miedo.

“No se desespere, dama”, dijo el hada, “tu hija será premiado de otro modo; que tendrá mucho espíritu, ni siquiera darse cuenta de la belleza que no se toca.”

“Dios lo quiere así!”, respondió la Reina, “pero no habría manera de tener un poco de espíritu 'incluso hasta el más alto que es tan hermoso?”

“Como el espíritu, o signora, Yo no puedo hacer nada”, dijo el hada, “pero todo lo que puedo por la parte de la belleza; y puesto que no hay nada en el mundo que yo no haría verte feliz, así que va a dar el regalo de la virtud de convertirse en la persona hermosa que será más de su genio.”

Como las dos princesas crecieron, Ellos crecieron con ellos sus puntos fuertes, hasta el punto que no se hablaba de otra cosa que la belleza de los mayores y el espíritu de una menor.

Es cierto, sin embargo, que incluso sus defectos se hicieron más vistosa, yendo más allá de los años. Las miradas imbruttiva inferiores, y más se convierte en una forma más estúpida del otro día, y él no podía responder a las preguntas que se hicieron, o ella responde a la giuccherie. Además de que es un mercado de por lo smanierata y sin gracia ni la gracia, que no era bueno para acabar con cuatro jarrones de porcelana sobre el fuego abierto sin romper a alguien, ni acercarse a la boca de un vaso de agua sin frotar la mitad en el vestido.

A pesar de que la belleza es una gran ventaja para una niña, así que es un hecho que la hermana menor estaba siempre en el otro por encima, en la sociedad y en todas las conversaciones.

la primera, todos se volvieron del lado de los más bellos para verlo y admirarlo; pero después de unos minutos la izquierda para ir a la persona que tenía más espíritu, para oír las cosas buenas, dijo: y se sorprendió al ver cómo en menos de un cuarto de hora, el mayor ya no tenía a nadie alrededor de él, mientras que todos iban a hacer un anillo alrededor de su hermana menor.

El aumento, aunque muy estúpido, se dio cuenta de esta cosa: y le hubiera dado toda su belleza, tener la mitad del espíritu de su hermana.

El Regina, quantunque ser prudente, no podía soportar por regañar a sus muchas veces su grullerie: y esto lo llevó a tantos problemas a los pobres Princesa, que se sentía como morir.

Un día, que habían ido al bosque a llorar su desgracia, venir a conocer vio a un hombrecillo feo, y lo siento como siempre, pero vestida con gran elegancia.

Era el joven príncipe Riquet el del Copete, que se enamoró de ella sólo para ver las fotos que dieron la vuelta al mundo, había abandonado el reino de su padre para tener el placer de verla y hablar con ella.

Encantado de encontrarla sola, Se acercó a ella con todo el respeto y amabilidad imaginables. Y cuando se enteró de que era muy angustiada, después de los cumplidos habituales para utilizar dicho:

“No sé entiendo, o Regina, como siendo tan hermosa como eres, puede ser tan triste como usted aparece; perché, aunque puedo presumir de haber visto un sinnúmero de mujeres hermosas, Yo puedo decir que no he visto ni un solo, cuya belleza se acerque a su”.

“Le gusta lo dices!”, contestó la princesa, y no dijo nada más.

“La belleza”, disparar Riquet el del Copete, “es un don tan grande, quien debe compensar todo el resto; y cuando se posee, No veo otra cosa que nos puede llevar a la tristeza.”

“Lo haría”, contestó la princesa, “ser tan malo como usted y tener el espíritu; en lugar de tener la belleza que me, y ser un estúpido como son.”

“Nada, o signora, que le da ninguna señal de tener el espíritu, Como la creencia de no tener: él es uno de esos méritos, que por su naturaleza singular, cuanto más tienes, y la mayor parte se cree que falta.”

“Yo no sé que cosas”, diseña la Principessa, “pero sé que soy un gran tonto, y esta es la causa del dolor, Morirá.”

“Si no es esto lo que te atormenta, o signora, Puedo poner fácilmente fin a su aflicción.”

“¿Y cómo hacerlo?”, diseña la Principessa,

“Tengo el poder”, dijo Riquet el del Copete, “transfundir espíritu completo, que puede desiderarsi, en esa persona que voy a tener que aman sobre la otra; y ya que usted es el que, que depende de usted para poseer mucho ánimo, ya que puede tener, simplemente encantado de casarse.”

Princesa se quedó como una estatua, y él no respondió sílaba.

“Soy bueno”, Él respondió Riquet el del Copete, “que mi propuesta no tiene sentido ir al genio: y yo no hago ninguna maravilla; pero os dejo un año entero, porque se puede hacer una resolución.”

La princesa tenía tan poco espíritu, y, al mismo tiempo que sentía un gran deseo de tener, que imaginó que el final del año no nunca llegaría, y por lo que aceptó la proposición que se hizo.

Sólo había prometido Riquet el del Copete que dentro de un año y ese día se habría casado, de inmediato se sintió muy diferente a la anterior; y sentí una increíble facilidad para decir todas las cosas que quería decir, y para decirle de una manera agradable, espontánea y natural. Comenzó desde este momento para poner encima de una conversación con Riquet inteligente y bien realizado el del Copete, en la que brilló tan vívidamente, que nació en la duda de haber dado más espíritu de lo que había guardado para sí.

El cual fue devuelto al palacio, la Corte no sabe qué pensar de un cambio tan repentino y extraordinario; dappoiché, cuántas travesuras que habían oído decir en el pasado, ahora oyeron muchas cosas spiritosissime y lleno de sentido común.

Toda la corte se trasladó con alegría que no figurarselo. No hubo hermana menor, que no siendo feliz, debido a no tener el mayor espíritu por encima de, estaba ahora a su lado la figura de un mono meschinissima.

El Rey fue guiada por su, y, a veces se acercó a tomar consejo en su barrio.

El rumor de este cambio de haber sido esparcidos por, todos los jóvenes príncipes de los estados vecinos competían para conseguir ser amado, y casi todo el mundo le pidió en matrimonio, pero no fue suficiente espíritu que tenía, y era la misma cara a todas las ofertas de matrimonio, sin comprometerse con ninguna.

Mientras tanto, él presentó una tan poderosa, tan rico, y persona tan divertido y agradable, que ella no podía soportar la sienten inclinación por él.

Suo padre, que tenía circunspecto, Él le dijo que salió de su señora para elegir el novio a su manera, y no tenía nada que hacer es conocer su voluntad.

Y ya que sucede que uno tiene más del espíritu, y es preocupada a buscar una solución estable en determinadas materias, que, Después de agradecer a su padre, Ella pidió que se le da un poco de tiempo para poder Pensar encima.

Y por casualidad se fue a dar un paseo por el bosque donde se había reunido Riquet el del Copete, tener la forma de pensar con comodidad a la resolución que tener.

Mientras caminaba tutt'immersa él creyó oír un ruido sordo bajo sus pies, ya que muchas personas van y vienen, e si dieno un gran da fare.

Después de haber escuchado con atención más cuidadosa, escuchó a alguien decir: “Pásame MAL caldera”; y otro: “Ponga la leña en el fuego”.

La tierra se abrió en ese momento, y vio debajo de sus pies como una gran cocina llena de cocineros, de los lavavajillas, y todo tipo de personas necesario para preparar una gran fiesta. Y salió un grupo de veinte o treinta empresas de catering, que fue a plantarse en una avenida de la selva, en torno a una larga mesa, y los pan pegamento goteo en la mano y el oído del pegamento de cola de zorra se puso a trabajar en el tiempo a la música, sobre la base de una canción preciosa.

La Principessa, sorprendido al ver, les pidió que estaban en tanta actividad intensa.

“Trabajamos”, respondió el capataz de la brigada, “para el Sr. Riquet el del Copete, mañana es el novio.”

La Principessa, cada vez más asombrado, y de repente recordando que hace un año, y en ese mismo día, Había prometido casarse con el príncipe Riquet el del Copete, pensó que estaba caída de las nubes. La razón de su falta de memoria estaba en esto que, cuando la promesa, Siempre era la misma estúpida, y la compra siguiendo el espíritu que el príncipe había dado, No podía recordar toda su grullerie.

Él todavía no había treinta pasos, continuando su paseo, quien cayó en Riquet el del Copete, que se presentaron todos extravagante y magnífico, como un príncipe que va a una boda.

“aquí estoy, dama”, dijo, “puntual a mi palabra: y no tengo ni la más mínima duda de que vas a venir aquí para mantener su, y para mí, con el don de su mano, al mortal más feliz en esta tierra.”

“Y confesaré francamente”, contestó la princesa, “en esta cosa que no he tomado aún ninguna resolución; y me temo, si tengo que tomar una, Nunca será el que usted desea.”

“Me haces impresionar, o signora”, dijo Riquet el del Copete.

“entiendo”, diseña la Principessa, “de hecho, me encontraba en un gran lío, si tuviera que ver con un hombre brutal y sin espíritu. Una princesa me dio su palabra, me decía; y una vez que me prometiste, así que tiene que casarse conmigo. Pero dado que la persona con la que hablo, es la persona más espiritual en este mundo, así que estoy seguro de que querrá comprender la razón. Usted sabe que, incluso entonces, quand'ero Stupida, No sabía yo a tener que casarse; y se cree que es posible por el momento, Después de todo, el espíritu que me diste, y eso me ha hecho el más exigente, de lo que era antes, Ahora podemos tomar una resolución en la que yo no era bueno tomar al pasado? Si querías tanto a casarse, que tenía un gran mal para quitar de mi estúpida, y me hizo abrir los ojos, porque hemos visto más de una vez.”

“Si un hombre sin espíritu”, Él respondió Riquet el del Copete, “Sería bien recibido, de acuerdo con lo que dices, cuando la palabra vino a rinfacciarvi fracaso, o porque quiere que no debo valerme de los mismos medios, por una cosa en la que ha colocado la felicidad de toda la vida? ¿Le parece razonable que él gente de espíritu deben estar en peores condiciones que los que no la tienen? Y usted puede exigirlo? ¿qué tienes tanto y que ha anhelado tener? Pero vayamos al grano, sí vi contentate. Fuera de mi fealdad, ¿hay algo en mi, lo cual desagradó? Usted es quizá infeliz con mi nacimiento, de mi espíritu, de mi carácter, de mis maneras?”

“cualquier cosa”, contestó la princesa, “más bien, todas las cosas que has puesto, son precisamente los que me gusta de ti.”

“si es así”, Él respondió Riquet el del Copete, “Estoy feliz, porque sólo depende de ti para hacerme el más bello y el más atento de los hombres.”

“Pero, ¿cómo puede este accader?”, Le preguntó a la princesa.

“El cómo es fácil”, Él respondió Riquet el del Copete. “Mientras que me gusta tanto, para desear para que eso ocurra: y por qué, o signora, surge la duda en cuanto a lo que digo, saber que la misma hada, que en el día de mi nacimiento me hizo el don de hacer ingenioso persona que más me ha gustado ha sido, Dio a usted también para hacer agradable para el que va a amar, y al que se le quiera hacer del genio y de buena gana este favor.”

“Si se lo dijo”, diseña la Principessa, “Deseo con todo mi corazón que usted se convierte en el príncipe más guapo y más bella del mundo, y como es por mí, no hacer regalo pienissimo.”

La princesa había terminado de decir estas palabras, que inmediatamente Riquet el del Copete apareció a sus ojos el hombre más hermoso en la tierra, y el mejor formato, y más amable de lo que había visto en su vida.

Algunos de los que quieren que este cambio no ocurre de encantamientos del hada, pero sólo para el amor. Y dicen que la princesa, haber pensado mejor a la constancia de su corazón y su mente, no vio la deformidad personal de él, ni la fealdad de su rostro: con el resultado de que el jorobado que había detrás, parecía el tipo de redondez y aspecto florecimiento de los que dan en engorde: y en lugar de verlo cojear horriblemente, como lo había hecho hasta entonces, le parecía que tenía de andar gracioso y un poco tirado a un lado, ella le gustó mucho. Se decía entre otras cosas, que sus ojos, que fueron GUERCI, parecía el más brillante; y terminó con tomar la iniciativa en que la manera equivocada de ver era el signo de un amor violento: y que incluso la nariz de él, grande y rojo como una remolacha, accennasse a algo serio y marcial.

El hecho es que la princesa prometida, hay en el tambor, que él se casaría, a condición de que él había obtenido el consentimiento del Rey su padre.

Il Re, Él es haber aprendido que su hija tenía una gran cantidad de estima por Riquet el del Copete, que efectivamente sabía por un ingenioso y lleno Príncipe de juicio, Él aceptó con placer para su hijo.

El día era después de la boda hecho, como se había previsto Riquet el del Copete, y de acuerdo con las órdenes que él mismo tenía ya mucho antes.

 

Esto parecería un cuento de hadas; sin embargo, es una historia. Lo único que parece agradable en el ser querido, también defectos: todo parece bastante, también las payasadas.

La historia de Riquet con el mechón es tan antigua como el mundo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*